Leonard Cohen-Juan Francisco Quevedo

img_20161111_124921141

LEONARD COHEN

Atrás, en el desgastado azogue del espejo, habían quedado los cadáveres de Janis Joplin, Jim Morrison y Jimi Hendrix, velados en el neoyorkino Chelsea Hotel. Esperaban envueltos en el sudario de una canción del siempre lírico poeta canadiense Leonard Cohen. Hoy, con unos cuantos años de más y unos cuantos sueños de menos, se une a ellos este hombre, devenido en místico misterioso, como su voz, cadenciosa, lejana y envolvente.

El viejo amante, tañidor de canciones desde una habitación-mi primer disco del cantautor y un gran descubrimiento de mi adolescencia-, seguirá entonando sus temas, deslizando suave y profundamente las palabras, con la lejana ternura que da, en los velatorios, la soledad amortajada de los muertos. Y lo hará en su propio funeral, para sí mismo, como ya lo hiciera, en tiempos, a la Janis de cara y gafas redondas, a la niña que antaño fuera, a la desgarrada voz capaz de emerger de la garganta de una chiquilla feúcha y un poco regordeta, a la conmovedora cría que con los Big Brother&The Holding Company nos destrozaba el alma al oírla vocalizar, con todo su histrionismo a cuestas, las primeras notas de “Summertime”.

La voz de Cohen, como una letanía lejana y monótona, rebota desde las profundidades del sueño eterno en las paredes de un alma, la suya, más que curtida en cientos de batallas carnales. Al menos ese rumor aún circula por las calles de Montreal. Y las mujeres, de ya cierta edad, de esa edad en la que todo da un poco igual, lo difunden como quien muestra sus heridas de guerra o sus condecoraciones. Dicen algo así como que “en aquella primavera me desperté junto a Leonard”. Él, con su cara de asceta moderno, desde la soledad de los muertos, simplemente consiente y asiente.

 

Te recuerdo claramente en el Chelsea Hotel

Eras famosa, tu corazón una leyenda…

 

…Te arreglabas un poco y decías: “Bueno, no importa

que seamos feos, tenemos la música”

Leonard Cohen (Chelsea Hotel)

 

 

… Oh días llenos de seducción

Ya no queda nada de ellos

Y mi país ¡ay de mí!

Ya no volveré a verlo

                                  Leonard Cohen (Un canadiense errante)

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en POESÍA. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Leonard Cohen-Juan Francisco Quevedo

  1. Poli Impelli dijo:

    Dicen “por ahí” que los artistas nunca mueren 😉
    Quedan… quedan sus letras, sus voces, sus colores y sus recuerdos. Hermosísimo homenaje, Juan Francisco.
    ¡Beso y abrazos desde este lado del charco!

  2. lurda55 dijo:

    Se fue, pero se queda con nosotros. Es la grandeza del artista en general y del músico, en particular…Nunca me canso ni me cansaré de oírlo y verlo. Un abrazo amigo.

  3. ¡Hola!
    La verdad es que no conocía este maravilloso rinconcito, pero me siento afortunada de que las bellas casualidades de la vida me hayan traído hasta aquí hoy. Muy buen blog y excelente homenaje al gran Cohen, ha sido un placer leerte y espero regresar en breve…
    Un abrazo 😉

  4. Muy bello texto para recordar a este juglar que forma parte de nuestras vidas.Es como perder a un amigo, se siente en el alma.

  5. Muy bello texto para recordar a aquel juglar que forma parte de nosotros. Es como perder a un amigo, se siente en el alma..

  6. antoncaes dijo:

    Bonito recuerdo póstumo para un grande de la poesía.

  7. romgonru dijo:

    Sí, es una pérdida muy lamentable. En verdad que este año ha sido catastrófico para la música, pues desde enero otro grande, David Bowie, se nos fue…

  8. Stella dijo:

    Qué bien que escribes!
    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s