JUAN JOSÉ VIOTA-Exposición-Juan Francisco Quevedo

EXPOSICIÓN DEL PINTOR CÁNTABRO JUAN JOSÉ VIOTA EN LA SALA MAURO MURIEDAS DE TORRELAVEGA

rpt

EXPOSICIÓN DEL PINTOR CÁNTABRO JUAN JOSÉ VIOTA EN LA SALA MAURO MURIEDAS DE TORRELAVEGA

Juan José Viota es un pintor con una larga trayectoria de casi treinta años ampliamente reconocido en el panorama artístico actual. Es un pintor con multitud de premios y exposiciones a sus espaldas, estando todas ellas refrendadas por un notable y merecido éxito de público.

Desde el pasado viernes 12 de abril presenta en la Sala Mauro Muriedas de Torrelavega una fascinante serie de óleos en los que continúa con la línea creativa de sus últimas exposiciones, dando un protagonismo muy importante tanto al paisaje urbano como a la figura humana, envolviéndolos ambos con una paleta de colores llamativa y sugestiva. Es un artista que aborda la figuración desde un realismo muy personal, pasado siempre por el tamiz imaginativo de su mundo creativo, un mundo desde el que se define y define aquellos espacios en los que se adentra.

Juan José Viota nace en el año 1964 en Laredo, trasladándose a su lugar de referencia sentimental, a Ampuero, donde residirá sus primeros cuatro años para, después, asentarse definitivamente en la capital santanderina, aunque siempre mantendrá ese nexo afectivo con Ampuero. La familia fijará en la calle Nicolás Salmerón su residencia permanente, lugar donde se encontraban las históricas Bodegas Viota, que regentaban sus mayores.

Cursará sus estudios primeros en diversos centros de la ciudad, siendo durante sus años adolescentes cuando el mundo de la ilustración y del cómic entre en su vida como una ráfaga de luz y lo acompañe y se refleje en su obra posterior, siendo ésta, en gran parte, deudora de esos primeros años en los que se vio seducido por esa estética. Esta influencia le llevará a elaborar un mundo pictórico en el que el color y la fantasía estarán siempre presentes como elementos oníricos y casi mágicos en sus composiciones.

Su formación como artista se irá forjando en estudios de pintores de gran prestigio así como participando en multitud de talleres pictóricos que se desarrollan por todo el país. Posteriormente, se licenciará en Bellas Artes por la Facultad de Leioa de la Universidad del País Vasco. Así mismo residirá durante un curso en París dentro del programa Erasmus en L´École Supérieure des Beaux-Arts.

Ha realizado gran cantidad de exposiciones individuales tanto en España como en el extranjero, tales como las efectuadas en el Instituto Cervantes de Viena 2004 (Austria), en Taupada en la Sala de Juntas de Bizkaia 2012 (Bilbao), en Santander, en Galería Espacio Alexandra 2015, con el título “Fuera de órbita”, en Marbella en Es. Art Gallery 2018, con el título “Transeúntes”, y más recientemente una retrospectiva en Santander en La Central 2019, con el título “Escenas de un imaginario mutante”.

Así mismo ha participado en exposiciones colectivas, entre las que podemos citar las realizadas en Kunstria, en Amsterdam 1996 (Holanda), en ARCO en Madrid 2006 con el título “Liébana Tierra de Júbilo”, en Santander en el Centro Cultural CASYC 2014, con el título “De Par en Par (vive y trabaja en Santander)” y en Torrelavega en el Centro Nacional de Fotografía J. Manuel Rotella 2018, con el título “Spot, Estéticas Audaces”. También ha intervenido en reuniones creativas como en el Simposio Internacional de Arte de Noja, Sianoja 2007

Destaca poderosamente en la pintura de Juan José Viota una impronta natural para, desde el dibujo y el trazo preciso, desde una técnica consumada y gran dominio de la luz, desarrollar de forma natural una obra imaginativa, plena de originalidad. Posee una poderosa voz propia que se enclava en un mundo muy personal y muy próximo al mundo de los sueños. Sus creaciones no son obras que surjan del azar; en seguida se percibe una labor rigurosa y constante, una manera de abordar la creación, si bien con una gran dosis de inspiración y reflexión, con un enorme trabajo. Es capaz de filtrar la realidad a través de su mirada para darle otro vuelo y hacerla aún más evidente. Esa transformación intelectual y reflexiva que realiza con la razón y los sentidos, después la plasma espléndidamente en el lienzo.

Si algo llama la atención de inmediato al entrar en el universo creativo de este autor es la maravillosa síntesis de la luz con que rodea a sus obras. La riqueza plástica y un juego envolvente de luces y sombras, con una cuidada transición de colores, siempre tan difícil cuando se trabaja con una sola gama, sean los verdes, sean los violetas y en esta exposición muy especialmente el negro en unos claroscuros iluminadores, constituyen una de las señas de identidad de su pintura.

La figura humana adquiere una presencia llamativa, y no sólo en sí misma sino también por el lugar por el que transita. Los ambientes y las atmósferas en las que se ubican los personajes toman una especial relevancia, llegando a descubrirnos la belleza de lugares que parecieran existir para transmitir desolación, cuando no sordidez. La arquitectura de espacios muertos donde la figuración sobresale en ellos para remarcarlos es otra de las muchas aportaciones atractivas de la pintura de Juan José Viota.

Nos transmite a través del lienzo una ilusión y una pasión por lo que hace, por el oficio de pintar, que es percibida de inmediato por el espectador. Juan José Viota la hace brotar en el lienzo con dureza o con delicadeza, según sea preciso, llegando en muchas ocasiones a la ternura. Los personajes, mujeres, hombres, niños, niñas, mutantes, figurantes circenses, habitan en un espacio paisajístico que se integra en la composición formal con naturalidad, otorgando una originalidad especial que llena de sentido y de magia el espacio sobre el que se asientan.

La exposición se desarrolla a lo largo y ancho de cuatro magníficas salas en las que se exponen cuarenta y un óleos del artista cántabro.

Por sus cuadros veremos pasar a una serie de personajes que nos atrapan de inmediato. Jóvenes de hoy en día que con sus perros, con sus móviles y con su ropa deportiva y casual parecen integrarse de manera natural en ese paisaje tan característico, que ronda a veces lo suburbial, y siempre la perspectiva imposible. Podremos ver autómatas que son transportados por grupos de niños en un recorrido desde el que se nos recuerda que no somos más que seres atrapados en nuestra propia inacción, que son precisamente esos niños que transportan al maniquí inane los que han de cambiar el mundo. En otra serie de lienzos aparecerán mujeres insertas en espacios arquitectónicos nocturnos bordeando una piscina en posturas yacentes y felinas, o erguidas y mirándonos con descaro.

A veces brotan mujeres, en desnudos con un torso que se arquea para poder desprenderse de una blusa, enmarcadas y sostenidas en un paisaje fabril abandonado o bien delineadas en el azul del agua. En estas obras podemos observar las transparencias de los pantys e intentar adivinar lo que se esconde tras ellos.

Podemos observar a un Charlie Rivel que comparte lienzo con un luchador mejicano enmascarado o preguntarnos desde el otro lado lo que esconde el alma del hombre que mira de espaldas o del que se asombra sin que sepamos muy bien por qué. Quizás sea mejor así, dejar al espectador que dé rienda suelta a la imaginación.

Avanzamos maravillados por los lienzos de Juan José Viota,  dejándonos atrapar por el magnetismo de sus modelos que se integran en paisajes devastados, fabriles, urbanos y abandonados. Personajes que aparecen entre la soledad con la que el pintor impregna los espacios muertos, los espacios que no miramos y a los que es capaz de dotarles de belleza.

A pesar de ello, no es una pintura que transmita desasosiego, bien al contrario no está exenta de un romanticismo primigenio como podemos ver en esa serie de óleos en los que una muchacha, acompañada por su perro, bien de frente, bien de espaldas o de medio lado, nos remite a una ensoñación envolvente.

Desde luego, estamos ante un pintor de trayectoria, con una obra consolidada y con una voz propia innegable. Esta muestra pictórica en la Sala Mauro Muriedas de Torrelavega es la ocasión ideal para descubrir o para reencontrarnos con un artista excepcional que sabe trasladar a los lienzos una pasión maravillosa.

Aquellos que tengáis oportunidad de acudir a esta exposición, no sólo no os defraudará sino que cubrirá vuestras expectativas más optimistas. En ella podréis disfrutar de la genialidad de la obra de uno de los pintores más destacados de Cantabria, Juan José Viota.

Juan Francisco Quevedo

 

IMG_20190419_100434

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en POESÍA. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a JUAN JOSÉ VIOTA-Exposición-Juan Francisco Quevedo

  1. Clara Limonta dijo:

    amigo cada vez tu trabajo es mas completo, mas sincero , con esa humildad fascinante que te caracteriza.bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s