CARLOS ALCORTA-FOTOSÍNTESIS- Juan Francisco Quevedo

Tuve la fortuna de ser el primer lector de este magnífico libro del poeta Carlos Alcorta. Privilegios de una sincera amistad.

CARLOS ALCORTA

FOTOSÍNTESIS (UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA, 2020)

Tras la aparición de su espléndido libro Aflicción y equilibrio, regresa Carlos Alcorta al mundo editorial con Fotosíntesis, una obra anterior en el tiempo pero que oportunamente ve ahora la luz después de una reelaboración de los poemas tanto en su orden como en su composición.

Como preámbulo al primer poema nos ofrece dos citas, una de ellas, de R. W. Emerson, encierra una de las claves que define mejor la poesía y el aliento vital de su autor:

Supongamos que te contradices, ¿y qué?

Al fin, es muy fácil conectar con ese espíritu, algo que siempre ha acompañado al hombre y que, cuando no lo mina y destruye, lo ayuda a progresar en el duro camino de la vida. La contradicción nos acompaña desde siempre y, muchas veces, es lo que nos hace avanzar sin dejar nunca esa lucha inagotable entre lo que nos dicta la razón y aquello a lo que nos arrastran las emociones. De esa lucha interna que jamás cesa se compone el hombre, cada hombre.

Tu aspecto ante el espejo del futuro

no se distingue del de una estatua

de carne y hueso carcomida

por el sol. Sed. Carroña incomestible.

Veintitrés poemas, numerados y sin título, componen Fotosíntesis, poemas más cortos que los de su último libro pero que llevan ese marchamo tan personal que imprime Carlos Alcorta a toda su poesía y que hace de ella una voz identificable, plena de personalidad, algo tan difícil de conseguir, algo que tantos poetas nunca logran por más que lo intenten.

Con la argamasa

de la ficción rellenas

los huecos de tu vida que no aciertas

a cubrir con recuerdos.

El libro comienza con unos versos que inmediatamente encuentran una respuesta en el lector de poesía, que siempre es un compañero que ahonda en las palabras más allá de su literalidad evidente, que siempre transita por las sugerencias que el poeta insinúa, así como por los caminos que muestra.

No soy partidario de airear mis equivocaciones

en el confesionario, ni siquiera

cuando he tocado fondo…

Estamos ante un poema en el que la voz poética se desprende de cualquier ropaje y nos enseña su esencia más íntima, en una desnudez salvaje que impregna toda la atmósfera que se crea alrededor del poema, alrededor de sí mismo. Después de versos duros, en los que incluso dispara dardos envenenados contra sí mismo, se puede volver tierno, abandonando por unos momentos esa incertidumbre primigenia que a veces lo tortura. Encuentra refugio en las palabras que dirige hacia allá donde se siente protegido y querido, hacia su medio natural de confort.

Lo hablaba con mi hermana la otra noche.

Achacábamos a la herencia genética

el origen de nuestra propensión

a desconectar emocionalmente

y a amurallarnos dentro de nuestro castillo interior

cuando no comprendemos lo que ocurre

a nuestro alrededor.

La escritura como resguardo ante las adversidades, la poesía me ha salvado. ¿Cuántas veces lo hemos oído o, incluso, lo hemos pensado?

Y es tremendamente cierto, es un refugio seguro ante los embates y los temporales interiores, ante las pruebas difíciles que conlleva la existencia. Eso, por no hablar de la escritura como una liberación ante las miserias a las que nos arrastra la vida. La poesía, la escritura, la lectura, al fin, la literatura y las ciencias asociadas muy especialmente a las humanidades están ahí siempre, esperándonos con los brazos afectuosos del conocimiento, de la sensibilidad tranquilizadora. En ellos, intentamos descifrarnos mejor a nosotros mismos y, en ese abrazo, miramos al mundo que nos rodea con más sabiduría.

La escritura es la excusa

preferida de los soñadores

y de los pusilánimes.

Hay poemas en los que partiendo de lo más cotidiano, la puerta de la calle a medio abrir, como una excusa embaucadora, nos arrastra, en el viaje de la trascendencia, hacia lo que realmente quiere expresar, en este poema por ejemplo el tópico del tempus fugit. Es consciente de que el tiempo no es más que una trampa que siempre sobrevuela sobre los días o los momentos de felicidad. Un sentimiento de provisionalidad nos acongoja.

La claridad parece

pedir disculpas por agudizar las sombras

que amenazan el día de mañana,

que hacen de la existencia un campo estéril.

El lector sabe de lo que habla, de lo que expresa con belleza el poeta, se identifica incluso con el sentimiento de culpa que nos devora, que Está siempre presente. / Aletargado como los reptiles. Todos sabemos que la conciencia siempre está dispuesta a castigarnos con su fusta, incluso puede ser tan cruel que podemos llegar a envidiar a los hombres que carecen de ella, pese a la brutalidad que conlleva: El remordimiento que algunos actos/recientes suscitan en ti no eclipsa/el amor que sentiste. Todo fluye.

A lo largo de los poemas se suceden las imágenes brillantes-Tu piel gastada como la cubierta/de un manual escolar de geografía-y desconcertantes-el aire frío castiga tu garganta/como la grava a un neumático desgastado-, unas imágenes que el autor maneja con acierto y precisión. Actúan como una sacudida en el lector, como una llamada de atención con la que el poema y el poeta logran captar plenamente nuestra atención. De esa manera tan hermosa y personal, nuestra capacidad de concentración se ve continuamente en progresión, a través del estremecimiento que nos causa lo que es sorprendentemente atractivo.

Está ya demasiado lejos.

En el pasado, convertido en rutina, como la penicilina

O fuera de uso, como las navajas de bolsillo…

Siempre, a lo largo de todos los poemas, tenemos la sensación, equivocada, o no, es lo de menos, de que quizás el poeta se descubra más de lo que quisiera, pero sin lugar a dudas es ello precisamente, esa aparente implicación personal, lo que infiere al libro un gran valor añadido.

Sé que eres capaz de encontrar aún

un resto de bondad en los demonios

que te habitan, pero la insana mansedumbre

-como gas comprimido en un envase

de vidrio, inocuo, invisible al ojo

si permanece inmóvil y cerrado,

pero tóxico cuando se agita y se avienta-

mantiene vivos los más despiadados

pensamientos en tu interior.

Los versos se suceden y parece que en ocasiones quisieran corresponder y responder a una fase de la vida de la voz poética que bien pudiéramos identificar con cierto desasosiego, una época que parece no ocultar y que la pone a nuestro alcance, unas veces con crudeza y otras muchas con un sentido del humor que describe a la perfección un estado de ánimo.

Hay lugares para vivir que son vida

solo a medias, como los hospitales

o las cárceles. Hay formas de vivir

sin presente, como las de los desempleados

o la de los atletas lesionados.

No obstante, siempre creemos ver en los versos un rastro de sufrimiento, un rastro que siempre va asociado a eso que preludiábamos al comenzar, una lucha interior inagotable consigo mismo, que se constituye en un camino de aprendizaje por el que va destilando los sentimientos más íntimos.

Dicta sus palabras un primitivo

resentimiento conyugal que oculta

sus raíces en una infancia

infeliz, habitada por fantasmas

de carne y hueso que nunca

le demostraron tanto afecto

como el que ella ofrecía a sus muñecas.

Al finalizar la lectura, nos damos cuenta, creemos intuir tras la voz poética, la voz de un hombre que ha sabido impregnar nuestra sensibilidad lectora de una emoción y de una sinceridad verdadera, nunca impostada, de esas que traspasan la piel sin agredir, que te llevan a capitalizar y sentir la realidad del otro, su verdad, como si fuera nuestra.

Quisiera ser otro, un animal,

una fuente o una palabra

en tu mismo idioma,

para que me entiendas.

Con los libros se da una paradoja muy curiosa, pese a estar destinados a burlar la fugacidad del tiempo, muchos de ellos caerán en el olvido para siempre, incumpliendo la finalidad con la que fueron concebidos. No será el caso de este nuevo libro de Carlos Alcorta, Fotosíntesis, un libro de un poeta que nunca nos deja indiferentes, que tiene la inspiración, el dominio del lenguaje y el lirismo como premisas ineludibles de su poesía. Fotosíntesis es un regalo que nos ofrece a los lectores, con unos postulados inmutables que siempre acompañan a la buena poesía, emoción, verdad y belleza.

Juan Francisco Quevedo

Esta entrada fue publicada en CRÍTICA, POESÍA. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CARLOS ALCORTA-FOTOSÍNTESIS- Juan Francisco Quevedo

  1. Pingback: CARLOS ALCORTA-FOTOSÍNTESIS- Juan Francisco Quevedo — Juan Francisco Quevedo -Poesía para vivir- – Germán Flores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s