HILARIO BARRERO (SIETE POEMAS DEL DETERIORO)-Juan Francisco Quevedo

HILARIO BARRERO-SIETE POEMAS DEL DETERIORO

(MONOGRÁFICO DE LA REVISTA ATONAAL)

Cuando uno recibe el correo, cuando en él llegan noticias poéticas de un buen amigo, no puede evitar abrir con premura el sobre y ojear con avidez las páginas que componen, en este caso, la revista. Una edición limpia y apetecible, con una portada de lo más sugerente en la que figura un precioso dibujo del autor.

La consciencia de que el tiempo se consume, en ese ciclo vital inagotable en el que la vida va dejando hueco a los que aún están por llegar, y la consciencia de que, a cierta edad, se comienza a consumar el deterioro, son los temas centrales de los siete espléndidos poemas que habitan las páginas de la revista Atonaal, dedicada exclusivamente al poeta Hilario Barrero.

Esa percepción de la vejez que tan magníficamente expresa en detalles cotidianos-Hay un desorden que crece entre los libros, / un brusco desconcierto en las caricias…-, no es motivo alguno para que el poeta siga siendo y sintiéndose poeta, para que la poesía siga siendo, junto al amor, uno de los ejes de su vida. Es más, tal y como lo expresa el propio autor, la poesía no muere, como tampoco muere el amor, ambos tienen una vocación de permanencia desde su concepción.

No puede faltar en la realización de ese pequeño inventario de tiempos pasados menciones encendidas y nostálgicas, plagadas de belleza, hacia lo que se ha perdido: Aquella fruta fresca que mordías/y el vicio de quererte ¿dónde habrán ido?

En unos versos bellísimos, canta al amor atemporal, al que permanece más allá del tiempo, al que ya cantara José Asunción Silva al recordar a su hermana muerta, ese amor en el que las dos almas se funden para ser tan solo uno. Si bien físicamente, dice el poeta, no pudimos detener el tiempo, un imposible físico, bien es cierto que queda retenido cuando se hace poesía, cuando el instante recordado, permanece para siempre en la memoria de los lectores, presentes y futuros.

Ahora bien, esa sabiduría que impregna a Hilario Barrero, tanto al hombre como a su poesía, hace que perciba el paso del tiempo como algo inevitable, haciendo una reflexión melancólica sobre su discurrir, sobre el deseo que en él se difumina porque bien conoce que ya somos más ceniza, cansados nos sentamos/ en el parque viendo pasar lo que nosotros fuimos.

No todos los versos desbordan ese bouquet a tristeza añorante, hay versos luminosos en los que se celebra el amor como un gran descubrimiento, como una asombrosa revelación capaz de iluminar la vida, cada vida.

Y yo vacío, torpe, con los ojos abiertos,

tener tus labios a mi alcance y no saber besarte.

Fue un milagro que te quedaras para siempre.

Será el último de los siete poemas el que, con un arranque arrebatador-Sí, no lo niego, / después de la primera noche, / pensé que también sería la última-, nos lleve al encuentro del amor verdadero, el que surge de lo fortuito, a través del azar y el sexo.

Tras la reciente y feliz noticia de la aparición de sus poesías completas-Tiempo y deseo– nos regala estos siete poemas de una vida que retratan a Hilario Barrero, a un poeta de nuestro tiempo, a un poeta que se fascina y nos embauca con algo tan antiguo como el mundo, el misterio del amor y el paso del tiempo, el que nos conduce, lenta pero inexorablemente, a la vejez. Nos despedimos de la revista Atonaal con el convencimiento de lo que ya sabíamos, estamos ante un poeta que maneja las emociones con la misma maestría con la que compone los versos, con un lirismo capaz de provocar en el lector una reacción sensitiva inolvidable.

Juan Francisco Quevedo

Esta entrada fue publicada en POESÍA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s